5 desastrosos casos de reputación de empresas muy famosas (que probablemente no conocías)

5 desastrosos casos de reputación de empresas

Respuestas incorrectas, situaciones no tomadas en serio hasta cuando no se llega a una muerte inocente. Las crisis de reputación pueden tener consecuencias desastrosas para una empresa, que sea un pequeño emprendedor local o una poderosa multinacional.
Todas las empresas pueden tener sus propios momentos de prosperidad y momentos problemáticos, estos son debidos a muchas causas diferentes que pueden portar a distintas consecuencias. que se puede evitar con una strategia de Gestión de Crisis.
Se pueden encontrar casos de competidores que no se comportan correctamente o, peor, malhechores que intentan copiar tu trabajo en la red.  Robo de fotografías y videos, artículos y textos, todo el sito internet hasta la piratería del los contenidos vendidos.
Se puede constatar un recién flujo de revisiones positivas por el propio business, como esto opera respeto a los usuarios y si ellos están satisfechos. Desde Google review, hasta los sitios web dedicados a la recolección de “estrellitas”.
Si se asiste a un evento positivo, lo único que se puede hacer es estar felices y trabajar para mantener estos resultados.
A lo contrario, una situación poco agradable para la empresa tendrá que ser analizada con más atención y seriedad. En base a lo que ocurrió, será necesario pensar a los diferentes tiempos de acción, en el largo periodo (la bajada de ventas) o en el corto periodo (sitio pirateado).
El peligro para quien quiere llegar en la primera posición depende de la reputación: puede ser como la propia mejor amiga o transformarse en la peor enemiga.
La reputación es ese elemento que dirige todo el mercado, desde las ventas, a los clientes, hasta la opinión pública y tiene el mismo valor de la marca. Cuando se llega a una crisis de reputación, las consecuencias pueden ser terribles, es este caso la ayuda de unos expertos y su trabajo son el recurso más precioso.
De otra manera el destino puede resultar el mismo de una cuál siquiera sociedad que tuvo que enfrentar duras crisis de reputación, llegando además al colapso de una compañía de 9 billones de dólares.

Pret a Manger – puede contener rastros de…

Si estás en Londres es casi imposible caminar más de 2 cuadras sin encontrar por lo menos una de las tiendas del más famoso “sandwich shop” inglés, con más de 450 tiendas en 9 continentes, y entre estos 237 se encuentran en la capital británica.
Esta cadena es famosa por la buena comida y los precios moderados, por el utilizo de productos de alta calidad que llegan directamente de los Países originarios, como el jamón italiano.
Sin embargo, en otoño 2018 Pret a Manger sufrió una crisis después de la  muerte de una joven de 15 años, caso directamente conectado a la marca inglesa.
La adolescente comió un bocadillo de la cadena que en su interior tenía unas semillas de sésamo, esta fue la razón que causó su violenta reacción alérgica. Esto ocurrió porque en la etiqueta del producto no especificaron la presencia del sésamo, en cuanto especificarlo no era una obligación de la ley.
Además, durante el 2018 hubo 6 diferentes casos de reacciones alérgicas por parte de unos clientes que no sabían lo que estaban comiendo. La sociedad sufrió un golpe negativo en términos de confianza por parte de sus clientes, sobre todo en el Reino Unido.
Después del último episodio la producción anunció un inmediato cambio de todas las etiquetas que no contienen la lista completa de los ingredientes.
¿Será suficiente esta medida para recuperar la confianza de los amados consumidores en 2019?

Ryanair – Rosa Parks estaría deludida

blank
Es muy difícil encontrar otra compañía aérea con boletos más económicos. El sujeto del episodio que vamos a contar entendió el porqué de esto.
Sobre lo que se parecía un común vuelo de Barcelona a Inglaterra, una anciana mujer de color y de origen jamaicana fue atacada verbalmente por parte de otro pasajero inglés, ataque racista contra al color de piel y el acento extranjero de la mujer.
Es posible pensar “El acto es incorrecto, pero la culpa no es de Ryanair”. Seguramente la compañía no tiene culpa por haber vendido un boleto a este hombre, pero algunas responsabilidades siguen existiendo.
La compañía demostró negligencia:

  • El hombre no fue cambiado de asiento;
  • La mujer tuvo que cambiar su asiento;
  • Todo el personal del avión no demostró el control de la situación;
  • Para el hombre no hubo consecuencias mientras la mujer admitió un sentimiento de tristeza y depresión.

Un par de excusas en Twitter por parte de Ryanair no fueron suficientes para demostrar un verdadero grado de interés por parte de la compañía aérea. Una consecuencia fue la invención de la etiqueta #ryanairracist, que llegó a ser viral.

Nestlè – curso de auto sabotaje

En 2010 la compañía sin fines de lucro Greenpeace lanzó una campaña de publicidad contra uno de los productos más famosos de Nestlé, o sea el KitKat, respecto al utilizo de aceite de palma que entre sus consecuencias tiene la destrucción de los bosques y la muerte de los orangutanes que viven ahí.
Esto llevó a una invasión de usuarios en la página Facebook de la sociedad, personas que no querían más el utilizo de este ingrediente por parte de la compañía y evitar de esta manera las desastrosas consecuencias.
¿Que hizo Nestlé?

  • No dio las respuestas;
  • Borró la mayoría de los comentarios;
  • Publicó un mensaje que aconsejaba no publicar mensajes si la imagen del perfil de la red social era una versión diferente de su logo original; pena la eliminación.

Lograron a cavarse solos una zanja ancha y grande, suficiente para perder míseramente sobre esa cuestión y para eliminar el aceite de palma. Probablemente lo que ocurrió en las redes sociales no fue la razón del suceso de Greenpeace, pero seguramente la falta de un verdadero interés por parte de la marca llevó una rápida derrota.

Theranos – la caída de un gigante

blank
Se ha hablado mucho del caso Theranos, una sociedad que se pensaba iba a ser una de las líderes en la revolución en el ámbito de la medicina. Para quien no conoce su historia, la compañía fue fundada en 2003 por parte de Elizabeth Holmes cuando tenía solamente 19 años, con el fin de crear un sistema más rápido y económico por los análisis de la sangre.
Con el pasar del tiempo, Theranos recibió millones de dólares de investimentos, todos gracias a las grandes expectativas sobre el futuro de esta sociedad.
Pero, Elizabeth, si al inicio confiaba mucho en su proyecto, con el pasar de los meses empezó a ser aún más cociente de la imposibilidad de realizar su objetivo: realizar una pequeña máquina capaz de analizar más de 300 elementos partiendo de unas gotas de sangre. No obstante, esto, la compañía siempre ha seguido su proyecto inicial respectando las grandes expectativas y declarando resultados no verdaderos.
Esto llevó la compañía a valer 9 billones de dólares, ganados gracias a mentiras. En 2015, el mundo cayó bajo sus pies, revelando así al público la artimaña.
Aunque esta historia puede parecer a un fraude, es un verdadero ejemplo de crisis de reputación llevada a la exasperación, con la peculiaridad que en este caso la situación era irrecuperable, porque tenía sus bases en la mentira.
Se Elizabeth y el equipo de dirección hubiera decidido por una estrategia más honesta y realística, las consecuencias habrían sido diferentes, evitando así la disolución de la compañía que ocurrió en 2018.

Adidas – bombas y sarcasmo

blank
Hay situaciones en que el riesgo de una crisis de reputación se ha esquivado por los pelos, gracias a una rápido y correcto movimiento en tiempos breves.
Bombas y sarcasmo, dos sujetos que pueden coexistir en el mismo discurso solo en diálogos íntimos y con conciencia de que están acerca del humorismo negro. Seguramente no en el objeto del correo electrónico enviado por parte de Adidas a los participantes de la maratón de Boston en 2017.
En el mismo evento 4 años antes hubo un ataque terrorista, ataque que vio morir varias personas.
“Congrats, you survived the Boston Marathon!” (“Felicidades, has sobrevivido a la maratón de Boston”)
Así decía el título del mensaje que Adidas envió, seguramente poco delicado y de mal gusto para ese público en particular.
Sin embargo, la compañía actuó muy pronto, hizo públicas excusas sobre lo que ocurrió y dijo que fue por culpa de un error del equipo de marketing que se ocupó de los correos. Gracias a esto la sociedad evitó un escándalo en las redes sociales que habría sido desastroso.

Leer también:

Contáctenos

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram