“Lamentablemente el ‘derecho al olvido’ corre con muy mala suerte”, Juan Ricardo Palacio, CEO de ReputationUp

Juan Ricardo Palacio, CEO de dos grandes multinacionales como son ReputationUp e iRecovery Data, explica cómo ha llegado a conseguir el éxito empresarial y situarse en lo más alto del mercado de la Recuperación de Datos y la Reputación Online.

Dos entidades que ofrecen soluciones en momentos altamente negativos, indeseados y menos esperados.

En esta etrevista con el periodista italiano Andrea Succi, Juan Ricardo Palacio ofrece algunas claves a la hora de enfrentarse al ciberacoso y de qué manera se trabaja para acabar con esta dramática situación.

Juan Ricardo Palacio y Andrea Baggio en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Dominicana.
Juan Ricardo Palacio y Andrea Baggio en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Dominicana.

La primera curiosidad que me viene a la mente es la siguiente: generalmente los grandes empresarios tienen algunas anécdotas de su infancia o adolescencia que les ha marcado o caracterizado anticipando su éxito en el futuro.

Bueno, realmente tengo bastantes anécdotas que han marcado mi vida profundamente.

Tuve una niñez bastante activa, de mucha experiencia, muchísimo vínculo con la naturaleza y la ciencia.

Desde muy pequeño sabía de mecánica, física, electricidad, electrónica, química y computación. En realidad, la pauta que ha marcado mi vida ha sido la invención, el deseo por descubrir y por encontrar una solución a todo. Sobre todo, a lo que para mí y para otros se consideraba imposible de solucionar.

Por tal motivo creo que mi máxima de vida ha sido y será “haciendo posible lo imposible”.

Sobre la crítica…

En Europa, y no solo ahí, hay una franja de público que ve a las empresas de gestión de la reputación como, en pocas palabras, empresas que ayudan a los políticos y a algunos sinvergüenzas a limpiar su pasado dañado.

Realmente mi primer pensamiento fue dirigido en el mismo sentido, es decir, estamos automatizados a pensar desde el lado preventivo y protector de la ética y moral, pero cuando hacemos conciencia y nos tomamos el tiempo para analizar profundamente encontramos que en realidad el porcentaje de personas que han merecido esa mala reputación por su mal comportamiento y sus actos son una minoría en comparación a las personas, empresas, marcas y en general que han sido víctimas de noticias falsas, difamaciones, ataques de la competencia, enemigos o de ideologías diferentes, homónimos, vinculados a delitos basados simplemente en sospechas, falsas condenas, procesos errados en donde hasta el mismo estado acepta equivocación, titulares o noticias de diarios digitales que son equívocos o inconclusos y donde nunca se hace una enmienda de la noticia falsa o malintencionada. Es decir, existen muchísimos casos en los que el resultado va directamente enfocado a ayudar a personas que han sido víctimas y no victimarios y donde prima el derecho a su buen nombre, a su inocencia y a su integridad como persona y su buena imagen.

¿Por qué no funciona el derecho al olvido?

De modo claro pienso que, a los portales de noticias, centros de investigación periodística y afines, medios digitales y en general todo lo que tenga que ver con noticias les interesa más el impacto mediático inicial que la corroboración o comprobación de la noticia o del titular y obviamente menos hacer el mismo impacto mediático cuando se han dado cuenta que no es real esta noticia o señalamiento.

Google y otros motores de búsqueda pueden tardar años o simplemente no hacer caso a las peticiones e incluso órdenes judiciales de desindexación.

Solo haz memoria de cuando has visto u oído un periódico, noticiero en televisión, radio o medio digital tomarse el debido tiempo y darle la importancia necesaria para rectificar una noticia falsa o distorsionada

¿Cuándo has visto un titular donde se habla del gran error que cometieron con una noticia que dieron en el pasado y que se comprobó que no era real?

Lamentablemente la realidad del “derecho al olvido” sin contar con Reputation Up corre con muy mala suerte.

¿En la escuela estabas entre aquellos que se quedaban en la última fila?, ¿Eras el sabelotodo? ¿O tal vez fuiste el que vendía los bocadillos a los demás?

Nunca ocupé las primeras filas en el salón, tampoco fui de los de atrás que jugaban más que lo que estudiaban. Nunca me gustó estudiar o hacer tareas, mi atracción siempre fue más por la investigación en comparación a lo que en ese momento me apasionara descubrir o saber.

Solo después en la universidad y después de terminarla fue cuando se despertó profundamente mi deseo de estudiar, aprender y especializarme en diferentes áreas relacionadas con mi profesión y gustos.

¿Cuál fue tu primer ordenador?

Fue un CYRIX 6X86MX – PR200 con FB de 75 MHz.

¿Tu familia te apoyó en este camino que te ha llevado desde la compra de tu primer ordenador a acabar dirigiendo un grupo internacional?

Siempre me han apoyado, incluso con la compra de mi primer ordenador, el cual, a los dos días de habérmelo regalado, ya lo tenía totalmente desarmado pues quería saber “cómo funcionaba y cómo era por dentro”

En realidad, han sido un factor primordial en mi carrera y en todo mi éxito.

¿Cómo crees que el país y la región donde naciste influyeron en tu crecimiento personal y profesional?

Lo digo con mucho orgullo, ser antioqueño o paisa, es decir de Antioquia (región montañosa de Colombia) es tener en la sangre el ADN del emprendedor nato.

Nuestra raza se ha caracterizado por salir adelante, buscar solución a todo, abrirse en el mundo, no retroceder nunca, crear empresa, ser autónomo y lograr lo que se propone.

¿Cuándo creaste tu primer negocio real?

Aunque tuve varios negocios antes, como una empresa de reciclaje o una fábrica de detergentes, entre otros, fue en realidad la tecnología la que ocupó mi pasión.

Mi primera empresa se llamó InfoTec y luego cambió de nombre a InfoLan, empresa que aún continua y factura.

Fue en su inicio 100% dedicada al ensamble de equipos de cómputo, mantenimiento e instalación de redes de datos.

Luego de esto la tendencia migro completamente al manejo integral de los datos y fue así como nació Grupo Digital Recovery y Digital Storage, empresas dedicadas por completo a la recuperación de datos, análisis forense digital, borrado seguro de información digital y sistemas de respaldo de datos.

¿Qué obstáculos tuviste que superar?

Creo que el primer y principal obstáculo que debí vencer fue el miedo. Si tienes miedo solo estarás siguiendo un instinto de conservación natural que en los negocios y en el ámbito empresarial casi siempre te llevan al fracaso.

El ser emprendedor es relativo a salirse de la zona de confort, superar los miedos, generarse autoconfianza y valor.

El flujo de caja, la puesta en marcha y la burocracia son monstruos que todo empresario debe vencer: ¿cómo lo hiciste?

En Colombia crear empresa es bastante difícil. Las ayudas del gobierno antes eran mínimas o inexistentes y la falta de patrocinio o apoyo de bancos, la situación del país era terrible. Pienso que tener una mentalidad osada, positiva y persistente fue lo que me llevó a poder lograr, mantener y hacer crecer estas empresas.

Definitivamente dar por hecho un resultado y confiar en él es la principal causa del éxito. Conseguir el dinero siempre es un resultado de esa buena sintonía que tengas con tus sueños.

¿De dónde vino la idea de lo que hoy en día es la marca iRecovery?

Es un bonito recuerdo. Estaba de visita en Italia y de negocios con iRecovery, marca que había creado Andrea Baggio.

Viajé a un entrenamiento para el manejo de unos equipos de recuperación de datos nuevos y estando en una cena con ellos propusimos la idea de hacer una réplica en Latinoamérica de lo que era iRecovery en Europa. Empezar con una sede principal en Bogotá, Colombia, y pronto nos expandirnos por todo el continente con el mismo servicio, soporte y esencia, algo verdaderamente apasionante y 100% alineado con las metas que me he conseguido trazar.

Juan Ricardo Palacio y Andrea Baggio en la sede de iRecovery España
Juan Ricardo Palacio y Andrea Baggio en la sede de iRecovery España

¿Por qué es importante, hoy en día, para las empresas y las personas proteger sus datos?

Los datos son el activo más importante para las empresas después de su capital humano. Cuando has escuchado algo así como “el que tiene la información tiene el poder” estas escuchando algo totalmente real de principio a fin.

Obviamente esto incluye qué tipo de información tienen sobre ti, de tu familia, empresa, marca, gobierno etc.

Proteger los datos, la información y la calidad de ésta es nuestra tarea y se convierte en una labor altamente gratificante y casi altruista donde terminas siendo no solo un proveedor de servicios, sino más bien un amigo del cliente que le ha devuelto la tranquilidad, de algo tan importante como la vida misma.

Desde la recuperación de datos (iRecovery) hasta la reputación online (ReputationUP), hay un pequeño paso: ¿cuál es el vínculo entre estas dos realidades?

Las dos pasan siempre por sorpresa, en la mayoría de los casos no ves venir la mala situación hasta que ocurre.

Una pérdida de datos es un suceso altamente negativo, indeseado y menos esperado. Lo mismo pasa con la mala reputación y, sobre todo, cuando esta no es real o viene de fuentes maliciosas y dañinas.

La realidad es que a todos nos puede pasar y todos debemos estar preparados para enfrentarla y afrontarla.

Nosotros hacemos realidad lo que cada persona desearía tener, una solución garantizada y 100% confiable.

¿Por qué el análisis forense está relacionado con la recuperación de datos?

En realidad, para cada análisis forense debes hacer por lo menos un proceso de imagen forense y de recuperación profesional de datos. Encontrar evidencia digital es fundamental para llevar cualquier caso de manera exitosa ante un tribunal.

En la gran mayoría de casos cuando un delincuente comente un delito, inmediatamente buscará eliminar todo rastro de evidencia que lo relacione. Por ello, procederá al borrado de datos, alteración o incluso al formateo de medios.

Me imagino que, en el caso del robo de patentes, además de la seguridad de la red, la reputación de la empresa también entra en juego: ¿qué opinas?

La pérdida de datos de manera malintencionada o con fines extorsivos, competencia desleal y fraudulenta se trata de manera similar a los procesos de difamación en internet, fabricación de noticias negativas y falsas, utilización de bots y troll centers para atacar la reputación de personas, empresa y gobiernos. Es vital detener o mitigar el impacto, recabar evidencia, investigarla y determinar los culpables para llevarlos ante las autoridades. Si esto no se hace, es muy seguro que sigan delinquiendo.

En Reputation Up siempre ofrecemos el servicio de investigación forense digital a nuestros clientes.

¿Cómo te metiste en el mundo de la reputación online entonces?

Recuerda que al principio de la entrevista te dije que en realidad me he interesado siempre por el manejo integral de los datos digitales desde que se crean hasta que se destruyen. Es así como los datos o información que circula en la red mundial o internet pueden ser utilizados de manera negativa, fraudulenta y conllevar a un daño irreparable a personas o empresas. Por tal motivo el control o buen manejo de estos datos despertó en mí un gran interés desde el comienzo y se convirtió en una pasión.

Hoy nuestros clientes nos ven como aliados indispensables en sus negocios y en sus vidas.

Reputation Up fue evolucionando naturalmente en comparación a lo que el mercado exigía. Sus clientes tenían otro problema, además de la recuperación de datos, y tu escuchaste sus necesidades: ¿qué piensas acerca de esto?

Nuestros clientes y las personas en general son bastante tímidas al tocar o contar sus problemas reputacionales. Sabes que esto va dirigido directamente a su ego y a su integridad como persona.

Ventilar estas situaciones no es muy buena idea y, sobre todo, cuando se ha tenido un concepto de imposibilidad de hacer algo al respecto. Para la gran mayoría de personas solo existe una solución, aguantarse y soportar lo que está pasando pues a su modo de ver no existen ni siquiera autoridades competentes ni leyes que les beneficien.

Por tal motivo decidimos crear un servicio eficaz, confiable y de última tecnología donde construimos un puente basado en la confianza con nuestros clientes y así devolverles la tranquilidad.

¿Tienes alguna anécdota que contar sobre el nacimiento de ReputationUP?

Fue varios años atrás en Alicante España cuando Andrea Baggio y yo estábamos hablando de como integrar estos servicios de reputación online a nuestras empresas.

Nuestros inicios fueron prestando servicios de eliminación de material pornográfico infantil, donde estas personas vulnerables habían sido víctimas de engaños por la red y que además de esto les era imposible eliminar este material y obviamente a sus padres también. Esto era una verdadera catástrofe para ellos.

En ese momento nos surgió una idea brillante y fue hacer una línea nueva de servicios con un nuevo nombre y con una tecnología totalmente avanzada, donde recogíamos la gran experiencia y conocimientos alcanzados en las empresas actuales e íbamos de cara a nuestros clientes a ofrecerles algo novedoso, único, garantizado y con lo que recuperarían su dignidad y transparencia, cuando estas hubiesen sido dañadas de forma malintencionada, fraudulenta o ilegalmente.

Juan Ricardo Palacio y Andrea Baggio
Juan Ricardo Palacio y Andrea Baggio

Cuando se roban los datos y se difama sobre la reputación personal, a través de la difusión online de material confidencial, estamos hablando del ciberacoso; por lo que es un defensor de la lucha contra el acoso cibernético. ¿Por qué apostó por esta causa?

Nuestros servicios son basados en la investigación profesional de material digital. El ciberacoso es un delito penal y hoy en día la gran mayoría de delitos tienen un componente digital (está involucrado un celular, un ordenador, correos electrónicos, internet, etc.)

Garantizar la integridad de personas, familias, empresas, marcas y gobiernos es un derecho fundamental. Nosotros abanderamos esa lucha contra estos delitos como únicos en el medio garantizando resultados en contra y desde un simple comentario malintencionado, pasando por la generación de fake news hasta delitos como la pornografía infantil y trata de personas.

¿Cómo pueden las instituciones contrarrestar este fenómeno?

Teniendo una política de privacidad de datos bien estructurada, usando políticas de seguridad informática y cumpliéndolas a cabalidad, propiciando capacitaciones frecuentes a su personal sobre el buen manejo de redes sociales, configuraciones de privacidad, reacción ante un ataque reputacional, entre otras.

Además de esto contando con servicios de protección reputacional, que ofrecemos en Reputation Up, y haciendo periódicamente estudios reputacionales para ejercer acciones inmediatas de eliminación y regulación de contenido falso y negativo en redes.

Hoy, una víctima del acoso escolar no solo es atacada por los compañeros de clase, sino por millones de leones detrás de una pantalla que ni siquiera saben de qué están hablando: ¿qué piensas?

Hay un gran debate mundial sobre lo bueno y lo malo de las redes sociales. Puedes sacarle provecho y estar blindado contra ataques si manejas un buen círculo en tus redes y mantienes buenas configuraciones de privacidad en tus perfiles.

Seguir las indicaciones básicas puede ayudarte a sobrevivir plácidamente en redes.

Si usas las redes para atacar serás atacado, si usas las redes para criticar serás criticado. Es tal cual, en la vida real, solo que aquí si haces clic lo sabrán miles o millones de personas.

Debes tener cuidado y asesorarte siempre por profesionales.

¿Hay algún consejo útil que puedas dar a las víctimas de ciberacoso?

Nunca responder directamente al ataque, no involucrarse, bloquear al atacante, denunciarlo inmediatamente, seguir tu vida normal pues nada ha pasado y todo tendrá solución.

Entrar en desesperación puede llevarte a cometer locuras y a empeorar la situación.

Entonces, ¿qué es lo mejor que se puede hacer?

Mantener la calma, darse cuenta que en realidad lo que busca el delincuente es exactamente hacerte perderla para conseguir su objetivo.

Luego, buscar a los expertos de Reputation Up y confiar en su profesionalidad y trayectoria.

¿Cuál es tu objetivo personal del que estás más orgulloso?

Haber realizado un proceso íntegro de auto reingeniería y tener una familia maravillosa.

¿Cuál es el éxito profesional del que estás más orgulloso?

Hacer que la tecnología pueda dirigirse por completo a brindar bienestar y soluciones a las personas y, más aún, cuando estas pueden llegar a perderlo o haberlo perdido todo.

¿Último libro leído?

Military Cryptanalysis de William F. Friedman

¿El viaje más bonito?

Mis viajes al Vichada en Colombia

¿Película favorita?

Interestelar.

¿Serie de televisión favorita?

Series viejitas, pero me encantaron: Los Magníficos y MacGyver

¿Un sueño sin cumplir?

La teletransportación

¿Y un sueño que ya hiciste realidad?

Tener la empresa de recuperación de datos más importante de Latinoamérica.

Si pudieras ser un superhéroe serías…

Linterna Verde

¿Aforismo que te representa?

“Hacer posible lo imposible”